Quiénes somos

Consulte , una duda puede hacer tomar una mala decision....

Para mejorar su rentabilidad y sustentabilidad ... nosotros tenemos la experiencia y sabemos como ayudarlo.....

Nuestra Vision ....

Experiencia y Profecionalismo al servicio del Agricultor..

Somos una empresa joven pero con mas de 10 años de experiencia en Asesoramiento a Agricultores y Empresas Agropecuaria.

Nuestro objetivo es guiar a nuestros clientes para ser mas eficientes y asi poder lograr sus mtas..

  • Realizamos Proyeccion y Ejecucion de Proyectos agro-ganaderos.
  • Asesoramos y realizamos el seguimiento a sus cultivos.
  • Realizamos I+D en conjunto con empresas expendedoras de insumos.
  • Analizamos y Adecuamos sus tareas a campo.
  • Realizamos Charlas de Discusion para Organismos Oficiales , Empresas y asosiaciones.
  • Realizamos Presentaciones de Nuevos Productos .

 

Consultenos , para nosotros será un placer contactarse .....

 

 

Agricultura de Conservacion " Lo que se viene , lo que hay que saber..."

La siembra directa surge como una respuesta a los procesos de erosión y degradación de los suelos dedicados a la agricultura.

Las razones principales del problema de degradación son la intensificación de cultivos, la realización de labranzas más agresivas, las pendientes y la escasa reposición de nutrientes La siembra directa tiene como principal ventaja la conservación del suelo. Otros aspectos tales como la reducción del parque de maquinaria y los tiempos operativos, menores pérdidas de humedad por evaporación y la cobertura de rastrojos en superficie, contribuyen a mejorar los resultados físicos y económicos de la empresa agropecuaria, pero para ser rentable tiene que ser manejada muy prolijamente y sin improvisación.

En la actualidad, el desafío de desarrollar sistemas productivos y rentables lleva asociado el compromiso social de la sustentabilidad ecológica de los sistemas agropecuarios.

La siembra directa aparece como la mejor alternativa disponible para bajar los costos -menor consumo de combustible y menor demanda de equipamiento- mientras se reduce la pérdida de suelo y se mejoran sus propiedades, permitiendo obtener cosechas elevadas y estables.

Los principales atributos de la siembra directa son: Conservación de suelos Ahorro de tiempo y combustible Mayor capacidad de trabajo Menores costos de infraestructura Mayor acumulación de agua útil en el suelo Mayor estabilidad de los rendimientos La siembra directa es un sistema productivo y no una técnica más que puede adoptarse eventualmente. Para que la siembra directa exprese al máximo sus beneficios es necesario contar con un adecuado nivel de cobertura del suelo, la que es aportada por los rastrojos de los cultivos.

Éstos protegen al suelo del impacto de la gota de lluvia, evitando que se inicie el proceso de erosión hídrica, tan perjudicial para los suelos. La presencia de una buena cobertura, bien distribuida, permite acumular más agua, debido a que, por un lado, se favorece la infiltración y se pierde menos hacia las zonas bajas del relieve, y por otro, las pérdidas por evaporación directa del suelo son menores. De esta manera se incrementa el agua almacenada, permitiendo un mejor desarrollo de los cultivos, con rendimientos elevados y más estables. La cobertura modifica la temperatura, la luminosidad y el contenido de humedad en los primeros centímetros de suelo, favoreciendo la actividad microbiana y afectando también la germinación de las semillas de las malezas. Una elevada acumulación de rastrojos puede favorecer el desarrollo de plagas, tales como babosas y bichos bolita, especialmente en inviernos no muy rigurosos y primaveras lluviosas. La rotación de cultivos permite disminuir los riesgos y cortar el ciclo de enfermedades, plagas y malezas, al modificarse anualmente el ambiente.

Desde el punto de vista de la fertilidad química de los suelos, una rotación de cultivos bien planificada favorece un uso más balanceado de los nutrientes. En siembra directa las rotaciones también tienen un efecto favorable sobre la estructura de los suelos, debido a que las raíces de los cultivos implantados exploran diferentes estratos del perfil, generando una mejor distribución y estructuración de los poros.

La decisión de realizar siembra directa debería comenzar en el momento de la cosecha del cultivo anterior, por la importancia que reviste una distribución uniforme de los rastrojos. Para lograr este propósito, la cosechadora tiene que estar equipada con distribuidores de granza y triturador de rastrojos.

La siembra es la labor más importante en agricultura, tanto convencional como directa. Es necesario contar con una sembradora que pueda colocar la semilla en un sector del suelo que posea las condiciones indispensables para la germinación, la emergencia y el establecimiento de las plántulas. Con siembra directa, al no promoverse una oxidación tan brusca de la materia orgánica como la que tiene lugar en la labranza convencional, se requiere que los nutrientes, especialmente el nitrógeno, sean aportados como fertilizantes, por lo menos durante los primeros años a partir de la adopción del sistema. Los residuos de las cosechas, al reducir la temperatura del suelo, disminuyen la tasa de mineralización de la materia orgánica. Es recomendable observar el suelo en profundidad. Reconocer la presencia o no de capas duras (piso de arado). En estos casos es apropiado descompactar y emparejar bien los lotes antes de la siembra del primer cultivo en directa para no tener dificultades en la implantación y el posterior desarrollo de las raíces.

La siembra no admite distracciones, improvisación ni descuidos. Por el contrario, requiere una elevada cuota de observación, comparación, análisis y creatividad. El consumo de combustible, el equipamiento y las pérdidas del irreemplazable recurso suelo, entre otros, se verían reducidos en forma importante con la incorporación de la siembra directa como alternativa de manejo. La adopción de la siembra directa (SD) requiere especializarse y ganar experiencia. Es muy riesgoso recurrir a la SD sólo por menores costos de producción. Este sistema requiere planificación del sistema de producción para aprovechar los beneficios y minimizar riesgos. En zonas con probabilidad de déficit hídrico, oeste de la provincia de Buenos Aires o prov. de La Pampa, la SD incorpora estabilidad de rendimientos al sistema de producción lo que deriva en una mayor estabilidad económica. Como eslabón de los sistemas que utilizan SD, dado que el girasol desocupa el lote con antelación, este beneficia, entre otros, la siembra de pasturas.

Resumiendo . . . la siembra directa permite:

Disminuir los costos y el tiempo operativo.

Producir sin degradar el suelo.

Mejorar sus condiciones físicas, químicas y biológicas.

Hacer un uso más eficiente del agua de lluvia, recurso que, en condiciones de secano, es generalmente el factor limitante de la producción agrícola.

Obtener rendimientos más estables. Reducir el impacto ambiental al disminuir la emisión de gases contaminantes, principalmente de dióxido de carbono (como consecuencia de un menor consumo de combustible y secuestro de CO2 en los rastrojos al evitar una violenta oxidación de la materia orgánica).